17.11.10

No, no estoy celosa. Para nada. Que me dejaras plantada una hora, hora y media en ese café berreta no me importó, te lo aseguro. El golpe a mi orgullo, cuando todo el mundo me miraba como diciendo ‘pobrecita, la plantaron’, no es la razón principal por la que te estoy haciendo esto. Que te viera de la mano por diagonal 80 con esa negrita lo soporté también. Se nota que es tu estilo, así, bien grasa. Ella, el café, diagonal 80. Lo que me hiciste no me importa. Está claro que soy demasiado para vos.
* * *
- Hola
- Hola K, qué hacés
- ... nada, estaba sola en casa y pensé en llamarte para que vinieras a cenar.
- Uhmmm. Creo que tenía partido con los chicos, pero me fijo, porque no era seguro.
- Sí, fijate. Mirá que tengo una botella de vino por acá
- ...
* * *
No, no lo planeé. Se dio todo naturalmente. Sabía que ibas a venir. Sabía que después de unas copas de vino iba a ser fácil acercarme a vos, desabrocharte un botón de la camisa, y otro, y el resto. Sabía que no ibas a poder pensar en nadie más cuando mi boca cortara tu respiración. No niego que disfruté jugar el papel de vampiresa colgándome de tu cuello. Y mis manos también son más rápidas que tu pensamiento, así que cuando bajé el cierre de tu pantalón, realmente había sacado mucha ventaja, pero te aseguro que todo fue natural, te lo repito, nunca planeé esta noche, ni la música, ni la luz, ni la comida, ni el alcohol. Fue una eventualidad también que hubiera mantenido cerca la cuchilla que me sirvió para cortar unas porciones de queso y que la hubiese usado justo en ese momento en que más hombre te sentías.
Fue una eventualidad, ya lo dije, pero tampoco es tan preocupante. De cualquier forma, no se perdió mucho. Si incluso mi gata no tuvo más que una comida.

5 comentarios:

Atilio Rubino dijo...

Meeeeeeeeeeeeeeeeeeeencaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaanta cómo escribís!!!!!
Ya te lo dije pero tenía que decirlo públicamente.
¡Me encanta!

Aladas Palabras dijo...

Y vos sos un amor =)

argentino dijo...

No se mucho sobre si está bien o está mal, las cosas que leo me gustan o no me gustan, esto me pareció excelente

Adrianófanes dijo...

Yo jamás dejé plantada a ninguna dama en un bar ni en un café. En lo que para mí representa un verdadero acontecimiento, no sólo soy puntual; también precavido, y es por ello que por las dudas llevo comida para la gata o cualquier otra mascota, :)

Me presento. Soy Adriano.

Aladas Palabras dijo...

Adriano, sos un ejemplar en peligro de extinción: nunca hay suficientes hombres que lleven consigo alimento para mascotas. Lo voy a tener en cuenta.

Las presentaciones son un caso aparte. Nos presentamos ante la gente que creemos que no conocemos. En ocasiones sucede algo extraordinario: nos presentamos ante gente que conocemos, pero no lo recordamos o no lo sabemos. O preferimos empezar desde cero. Bueno, éste es uno de esos casos.
Nos vemos en la semana.